Cuentos de tela

No es la primera vez que hablamos en el blog de la lectura de regazo o cuentos para bebés. De hecho, en la entrada ¡Al agua patos! comentamos lo útiles y divertidos que podían ser los cuentos de bañera para los más parvulitos de la casa.

Lo que hoy os presento son los cuentos de tela, ideales también para los pre lectores más pequeños. Continue reading “Cuentos de tela”

El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza

topo

En clase les digo a mis alumnos que la literatura infantil no siempre debe tener un componente didáctico o ético. Del mismo modo que los adultos leemos obras que nunca podrían ser nominadas a ningún premio literario y nos encantan, los más pequeños disfrutan a veces con títulos que lejos de ser grandes herramientas didácticas  son simplemente relatos divertidos y frescos que les hacen troncharse de risa. Continue reading “El topo que quería saber quién se había hecho aquello en su cabeza”

¡Al agua patos! Cuentos de bañera

img_8472

Hoy os quiero proponer  una herramienta que me apasiona; son los cuentos de baño o cuentos de bañera.

Antes de empezar, quiero dejar claro que soy plenamente consciente de que la hora del baño no siempre es tan idílica como nos la han descrito… Los bebés del anuncio nunca protestan, no salpican todo, se dejan aclarar sin rechistar y siempre se quedan relajaditos después del baño… Pero todo aquel que haya intentado bañar a un bebé sabe que eso no es exactamente así. En ocasiones, el baño de los peques se convierte en un auténtico deporte de riesgo y poco queda entonces de ese ratito de tranquilidad y disfrute que se supone que debería ser. Continue reading “¡Al agua patos! Cuentos de bañera”

Cuentos para crecer

           Ilustraciones del cuento ¡Todo el mundo va!

Cada día, y desde edades muy tempranas, nuestros locos bajitos se enfrentan a grandes retos. Los desafíos forman parte de su cotidianeidad. En realidad, muchas de las dificultades que se les presentan  no son más que fases naturales de su desarrollo, pero no por ello son siempre fáciles de abordar. Hablamos, por ejemplo, de la introducción de la cuchara, el comienzo de la escuela infantil, la llegada de un nuevo hermanito, el hecho de tener que dejar el chupete o el pañal… Pueden parecernos asuntos triviales pero, como ya sabéis, cada niño es único y no todos afrontan estos cambios de la misma forma. Continue reading “Cuentos para crecer”

El Pollo Pepe y la magia del POP UP

 

img_8076

El post de hoy vamos a dedicarlo a los más pequeños de la casa. En ocasiones podemos caer en el error de pensar que el niño que no sabe leer no tiene interés por la lectura. Nada más lejos de la realidad. La oferta editorial es tan amplia hoy en día que podemos encontrar infinidad de títulos dedicados a los no lectores. Continue reading “El Pollo Pepe y la magia del POP UP”

A modo de introducción…

noche-estrelladaNoche estrellada de Vincent Van Gogh

Supongamos que es de noche, que todos los niños están ya acostados en sus camas y sus papás acaban de sentarse, cansados pero felices, en el salón de su casa.

Queda aún algún remolón que está terminando de lavarse los dientes o preparando la mochila del cole pero, poco a poco, todas las luces se van apagando y los más pequeños empiezan a conciliar el sueño. La tranquilidad llega a todos los hogares.

En un mundo idílico, esbozado por adultos, esta imagen se repite cada anochecer. Sin embargo, somos muchos los que sabemos que la realidad es bien distinta…

Cuando parece que todo está en calma, unos pasitos, que pretenden ser sigilosos sin conseguirlo, resuenan en el pasillo y se hacen llegar hasta ese salón o cocina donde están los mayores.

Es en ese preciso instante cuando nacen los “no tengo sueño”, “no me puedo dormir”, “me aburro”, “quiero agua”, “¿me puedes dejar encendida la lámpara?”, “necesito hacer pis”, “tengo miedo”, “¿por qué me tengo que acostar tan pronto?” Dependiendo de la edad, la forma y el tamaño del niño la excusa será distinta, pero el trasfondo siempre es el mismo: nos necesitan.

Necesitan que los mimemos un ratito más,  que atendamos sus últimas necesidades del día, que los escuchemos unos minutos más, que los arropemos de nuevo o que les demos, otra vez, un beso de buenas noches.

Así que el adulto de turno hace de tripas corazón. Suspira, sonríe  y… ¡Se obró el milagro! En todas las casas del mundo mundial se escucha la sempiterna frase ya tan conocida que dice: “Un cuento y a la cama”.