El libro de los números de las ceras

Una cera azul que está cansada de ser la favorita, una cera rosa que quiere pintar dinosaurios o una cera negra que quiere hacer algo más que repasar contornos…

Estos son solo algunos de los protagonistas de este divertidísimo cuento infantil. El libro de los números de las ceras es una entrañable historia con la que los peques disfrutarán leyendo y, además, les ayudará a aprender los colores y los números.

Firmado por el prolífico Drew Daywalt, las ilustraciones son otra maravilla del conocido Oliver Jeffers, encargado también de dar color a otros de sus títulos como “El día que los crayones renunciaron” o “El día que los crayones volvieron a casa”, entre muchos otros..

De la editorial Andana y en un formato muy manejable por su tamaño y su forma, sus diez páginas de cartoné son un despliegue de originalidad, alegría y viveza que captan rápidamente la atención de los primeros lectores.

¡A nosotros nos lo regalaron el otro día y ya lo hemos leído unas cuantas veces! Mencía está fascinada con los dibujos… ¡Muchas gracias abu, nos encanta esta nueva adquisición!

Además, y por si le queréis echar un vistazo, hay todo un mundo en torno a las ilustraciones de Jeffers y podéis verlo aquí .

¡Espero que lo disfrutéis!

Medallas de amor

Y como no podía ser de otra forma, hoy os voy a enseñar uno de los regalitos que me hicieron Mencía, Carlos y su papá por el día de La Madre.

No sé si me lo merezco o no, pero el caso es que ayer recibí un precioso cuento en forma de medalla ¡a la mejor madre del mundo! Y es que en tan solo 30 páginas, la autora Ulrike Haisch, explica los motivos que llevan a los hijos a premiar a sus madres con semejante título honorífico.

Así, con unas ilustraciones muy dulces y unos textos muy cortitos, Bruño ha creado esta colección para homenajear a los que más queremos. De hecho, además de para las mamis, existen también medallas para los mejores papás, abuelos y abuelas.

Una auténtica monada que debéis tener en cuenta si queréis sorprender a vuestros seres queridos.

Yo, ¡Feliz con mi medalla!