El libro de los números de las ceras

Una cera azul que está cansada de ser la favorita, una cera rosa que quiere pintar dinosaurios o una cera negra que quiere hacer algo más que repasar contornos…

Estos son solo algunos de los protagonistas de este divertidísimo cuento infantil. El libro de los números de las ceras es una entrañable historia con la que los peques disfrutarán leyendo y, además, les ayudará a aprender los colores y los números.

Firmado por el prolífico Drew Daywalt, las ilustraciones son otra maravilla del conocido Oliver Jeffers, encargado también de dar color a otros de sus títulos como “El día que los crayones renunciaron” o “El día que los crayones volvieron a casa”, entre muchos otros..

De la editorial Andana y en un formato muy manejable por su tamaño y su forma, sus diez páginas de cartoné son un despliegue de originalidad, alegría y viveza que captan rápidamente la atención de los primeros lectores.

¡A nosotros nos lo regalaron el otro día y ya lo hemos leído unas cuantas veces! Mencía está fascinada con los dibujos… ¡Muchas gracias abu, nos encanta esta nueva adquisición!

Además, y por si le queréis echar un vistazo, hay todo un mundo en torno a las ilustraciones de Jeffers y podéis verlo aquí .

¡Espero que lo disfrutéis!

Medallas de amor

Y como no podía ser de otra forma, hoy os voy a enseñar uno de los regalitos que me hicieron Mencía, Carlos y su papá por el día de La Madre.

No sé si me lo merezco o no, pero el caso es que ayer recibí un precioso cuento en forma de medalla ¡a la mejor madre del mundo! Y es que en tan solo 30 páginas, la autora Ulrike Haisch, explica los motivos que llevan a los hijos a premiar a sus madres con semejante título honorífico.

Así, con unas ilustraciones muy dulces y unos textos muy cortitos, Bruño ha creado esta colección para homenajear a los que más queremos. De hecho, además de para las mamis, existen también medallas para los mejores papás, abuelos y abuelas.

Una auténtica monada que debéis tener en cuenta si queréis sorprender a vuestros seres queridos.

Yo, ¡Feliz con mi medalla!

El Principito para bebés

En realidad no soy muy fan de las adaptaciones de clásicos para niños; creo que cada título tiene su momento perfecto para ser leído y no es necesario forzarlo. Sin embargo, este fin de semana ha llegado a mis manos El Principito para bebés y me ha entusiasmado tanto que no podía dejar de enseñároslo.

Adaptado por Virginie Gerard-Gaucher y publicado en la editorial Panini, este libro de doce páginas es, sencillamente, una oda a la ternura.

Una versión dulce y entrañable de esa maravilla literaria que es El Principito del gran Antoine de Saint-Exupéry y que seguro todos conocéis. Y es que no hay adulto de nuestra generación al cual no se le dibuje una sonrisa en la cara cuando recuerda ese sombrero viejo que es, en realidad, una boa que se ha comido un elefante.

Porque en cuanto tuve el ejemplar en mis manos no pude dejar de sonreír; porque los libros que te trasladan a otra época y lo hacen con buen sabor de boca se merecen ser compartidos; porque me encantó ver cómo Mencía se sorpendía con una simple cajita de cartón agujereada… por esto y por todo ese soplo de emociones bonitas que respiré desde que abrí el cuento, os lo recomiendo sin ningún atisbo de duda.

Estoy segura de que ese sentimiento de nostalgia se apoderará de vosotros en cuanto las manitas de vuestros bebotes atinen a acariciar la magia de esta historia.

No lo dudéis; ¡merece la pena! Os va a encantar.

El día del libro

En el Día del Libro no me siento capaz de haceros una recomendación concreta… son tantos y tantos los títulos que merecen ser reseñados que me resulta harto complicado.

Sin embargo, sí me gustaría animaros a todos a que leáis mucho mucho mucho. Y, sobre todo, a que leáis con vuestros pequeños.

La literatura es una maravillosa manera de aprender, viajar, empatizar, conocer realidades distintas a las nuestras, disfrutar… Y aunque todos lo sabemos, parece que a veces necesitamos que nos lo recuerden.

En un mundo de inmediatez, donde las tablets, los móviles y las redes sociales ocupan gran parte de nuestro tiempo libre, muchas veces nos olvidamos del placer de sentarse con calma a disfrutar de una buena historia.

Recuperemos esos momentos de paz de sillón y libro; esos ratitos en la cama leyendo cuentos a los más pequeños; esas tardes entrañables alrededor de un abuelo que hace de la tradición oral el mejor de los entretenimientos… porque el amor por la lectura no es, desgraciadamente, innato. El amor por la lectura y el gusto estético se educan. Y es nuestra responsabilidad que nuestros pequeños conozcan y naveguen por ese mar de emociones e ideas que es la literatura.

Démosles a nuestros hijos y alumnos la oportunidad de descubrir el mundo mágico de la palabra escrita. Es, sin duda, el mejor regalo que podemos hacerles.

¡Feliz día del Libro a todos!

¿Dos ojos?

¡Buenos días a todos! Llevamos una semana viendo cómo Facebook se inunda de obras de arte… así que hoy me he levantado con ganas de presentaros algo estéticamente bello.

Y por eso os quiero enseñar un libro juego que se titula ¿Dos ojos? y es, sencillamente, una maravilla.

Firmado por Lucie Felix y publicado en la editorial Libros del Zorro Rojo este ejemplar es realmente atractivo. Con unos versos muy facilitos y a partir de la superposición de páginas troqueladas el lector podrá sorprenderse con llamativos resultados visuales.

Un auténtico juego de color y plasticidad en el que combinando distintas formas irán surgiendo, como por arte de magia, preciosas imágenes.

Original, exquisito y hermoso. Así es este título que creo que deberían conocer todos nuestros pequeños. Porque el gusto estético se educa. Porque la literatura es arte. Porque la belleza no entiende de edades…

¡En fin! Que me encanta… os animo a que lo busquéis y le echéis un vistazo… os quedaréis prendados de él desde el primer minuto. Eso sí, tened en cuenta que desgraciadamente no es un cuento muy comercial; tendréis que buscar en librerías especializadas en Literatura Infantil pero os aseguro que merece mucho la pena. ¡Disfrutadlo!

Dentro de nuestra mamá

¡Ya se han acabado las vacaciones! Qué cortas se hacen, ¿verdad? Bueno espero que hayáis disfrutado mucho y hayáis aprovechado para leer un montón.

Y dicho esto, hoy quiero hablaros de un momento muy especial en cualquier familia: la llegada de un hermanito.

En cualquier núcleo familiar, la llegada de un nuevo miembro siempre es motivo de alegría y alboroto. El esquema del hogar va a verse modificado y esto siempre trae sentimientos hasta ahora desconocidos, especialmente en los más pequeños. Es por esta razón que resulta esencial explicarles bien qué es lo que va a pasar en unos meses y acompañarles en el proceso.

Como siempre, la literatura nos facilita la tarea y títulos como los que hoy os presento nos pueden ayudar a gestionar las emociones de los futuros hermanos mayores.

Dentro de nuestra mamá. ¡Te espero fuera, hermanito! es un curiosísimo cuento de solapas que narra la historia de una niña cuya mamá está embarazada.

A lo largo de sus treinta páginas, podremos ver cómo el bebé va creciendo en la tripa de la mamá y cómo la emoción y la expectación de la niña va en aumento.

Con unas maravillosas ilustraciones de trazo infantil de Christine Roussey y un formato de solapas sorpresa que fomentan la intriga del lector, este libro se convierte en un imprescindible en toda casa donde haya que afrontar el nacimiento de un hermanito.

Es sencillamente genial, está firmado por Jo Witek y lo podéis encontrar en la colección Cubilete de la editorial Bruño.

De verdad espero que lo disfrutéis y lo podáis aprovechar tanto como nosotros lo hicimos con Mencía cuando Carlos estaba aún en mi tripita…

Recuperando clásicos

Con la llegada de las vacaciones somos muchos los que dejamos la rutina del día a día para intentar escaparnos… Otra ciudad, la vuelta al pueblo, un destino lejano, una casa rural con amigos, una visita a unos familiares… cualquier excusa es buena para cambiar de escenario.

Es por esto por lo que hoy no os voy a presentar un cuento concreto… hoy vengo a proponeros una idea de lectura que consiste, sencillamente, en recuperar esos cuentos infantiles clásicos que todos hemos leído y que a todos nos han encantado en algún momento.

Cierto es que la Literatura Infantil ha avanzado muchísimo desde que nosotros éramos niños… ahora los temas se eligen con mayor esmero, las “moralejas” se han adaptado a los valores de nuestra sociedad actual, los personajes de las historias de hoy nada tienen que ver con las de antes, las ilustraciones juegan un papel más importante… tanto es así que en ocasiones adquirir un libro para los más pequeños (y acertar) se puede convertir en todo un reto.

Sin embargo, como os decía al principio, un cambio de escenario nos permite a veces acceder a otros títulos que ya teníamos olvidados.

Estos días he tenido la oportunidad de ver cómo Mencía se sorprendía al encontrar cuentos que leían su padre y sus tíos cuando no eran mucho mayores que ella.

Nada tienen que ver con los que ella suele manipular. Otras imágenes, otros formatos, otras tipografías… pero lectura también.

Lectura que estoy segura que todos disfrutaremos al recordar viejos tiempos y ver cómo nuestros peques se entretienen con todas aquellas historias que tanto nos gustaron.

Así que ya sabéis, si tenéis oportunidad, os invito a recuperar esos libros empolvados en desvanes y estanterías… ¡No os arrepentiréis!